_mg_6889-copia

La base militar de Aitana es uno de los 13 escuadrones de vigilancia aerea (EVA) repartidos por toda la peninsula ibérica. Su construcción comenzó en 1957 como resultado de un acuerdo entre España y EE.UU para contrarrestar el poder de La Unión Soviética.

Según algunas fuentes, la implicación por parte de EE.UU finalizó en 1964 y el radar se basó en guiar la navegación marítima y aérea de la OTAN hacia Oriente Medio y una gran parte del Magreb.

Actualmente su función no está del todo definida, siempre hay personas merodeando la base, hay coches y movimiento de luces por las noches, sin embargo la actividad que se desarrolla es un misterio para la población.

_mg_6792-copia

El radar se encuentra a 1558m de altitud en la Sierra de Aitana, la cumbre más alta de la provincia, que es de uso restringido al formar parte del EVA nº5, generando mucha reivindicación por parte de colectivos y la población local para volver a hacer de todos ese espacio que forma parte de uno de los principales parques naturales alicantinos.

_mg_6809-copia

Otra de las intalaciones del EVA nº5 es la base militar situada unos metros más abajo entre la población de Confrides y Alcoleja, consta de cuatro edificios que se abandonaron hace aproximadamente unos diez años.

_mg_6867-copia

_mg_6829-copia

En ellos era donde se desarrollaban las diferentes actividades del escuadrón, los lugares de descanso, espacios deportivos, de ocio…

_mg_6787-copia

_mg_6802-copia

_mg_6845-copia

Este complejo fué demandado por los ayuntamientos de las localidades colindantes para poder ser utilizado con alguna función social, de recuperación del medio ambiente, concienciacion, etc. Sin embargo, los procesos burocráticos o la falta de implicación por parte de las personas adecuadas han hecho que pasado este periodo de 10 años los edificios que lo conforman se encuentren en un estado ruinoso irreparable y sin capacidad de desarrollar ninguna actividad.

_mg_6816-copia

_mg_6806-copia

_mg_6860-copia

_mg_6814-copia

_mg_6775

Desde este espacio, reivindico la liberación de nuestra cumbre más alta y emblemática, animo a aquellos que aún se encuentran en nuestra tierra a defender el territorio y a conservar esos elementos arquitectónicos históricos que por un lado narran historias que nos hacen aprender del pasado y que además podrían ser utilizados para la acción social, medioambiental y artística en lugar de dejar que desaparezcan entre el bosque de la sierra de Aitana sin ningun uso para nadie ni nada.

_mg_6863-copia

Anuncios